Contra todo pronóstico

encontrado en un maletin de difuntos lunes cualquiera

Contra todo pronóstico, nació. Nadie hubiera dado nada por su nacimiento, pero ya desde pequeña decidió revelarse contra el orden preestablecido. Era así y no se podía hacer más
.
Vivió su vida en contra de las pautas y normas sociales y nunca, que ella recordara, tuvo ningún problema. Fue feliz. Fue más feliz que ninguna de las personas que la rodeaban. Si quería hacer algo, lo hacía. La envidia corroía a sus congéneres, obstinados como estaban a reproducir en el más mínimo detalle las formas sociales.

Contra todo pronóstico, vivió su vida. Al límite. Al margen. Una vida pluscuamperfecta.

Pero no se puede ir siempre contra pronóstico. Y tal como estaba pronosticado, falleció. Como todo el mundo. Su corazón dejó de latir, al igual que cientos de miles de millones de seres.

Pero, contra todo pronóstico previo, resucitó.

3 comentarios:

Sergio dijo...

Jajajaj, gran final.

Vida puta y ludópata dijo...

Apuesto cinco a uno a que volverá a morir... ¡Tiene que hacerlo!... Dios mío... ¡¡¡Debe Hacerlo!!!... He apostado todo mi puto dinero, mendiós!

Anónimo dijo...

Qué gusto morirse a tiempo!